Hialosis asteroidea

Hialosis asteroidea

La imagen mostrada en la que se perciben diminutas partículas doradas no corresponde a ningún efecto especial, sino a una rara patología conocida como Sínquisis Centelleante o Colesterolosis Bulbi que por motivos obvios se conoce popularmente como “ojo de oro”.

Sínquisis Centelleante

 

¿Qué es una sínquisis?

En el interior del globo ocular, se halla una sustancia transparente gelatinosa denominada humor vítreo, la cual está formada en un 99% por agua, además de por colágeno, ácido hialurónico, proteínas, ácido ascórbico y electrolitos. En las sínquisis, se produce una degeneración del humor vítreo con presencia de cristales o agujas de colesterol de tamaño variable, los cuales son fuertemente refringentes, es decir, reflejan la luz aparentando “polvo de oro”. Dichas partículas flotan en el vítreo y se mueven en todas las direcciones, depositándose en las partes inferiores durante el reposo debido a la acción de la gravedad. En pacientes afáquicos (sin cristalino) o en aquellos que presenten una luxación del cristalino, los cristales de colesterol podrán acceder a cámara anterior haciendo el cuadro mucho más evidente (es el caso de la foto 1) e incluso dando lugar a un glaucoma secundario.

Sínquisis nívea

 

Causas

Entre las causas más frecuentes de la aparición de dichas partículas en el globo ocular se encuentran la hemorragia vítrea, el traumatismo ocular y la inflamación intraocular recurrente. Pero lo más curioso de este caso, es que el paciente apenas percibe una disminución de la agudeza visual, pudiendo incluso ni notar la presencia de estos depósitos, siendo por tanto un hallazgo casual en la clínica.

 

Diagnóstico y tratamiento

Es importante realizar un diagnóstico diferencial con la hialitis o hialosis asteroidea (enfermedad de Benson), mucho más frecuente que la colesterolosis bulbi, la cual es también una degeneración vítrea con presencia de opacidades blanco-amarillentas en el humor vítreo. En este caso, las partículas son menos refringentes y están formadas por hidroxiapatita (jabones cálcicos) y no por colesterol, asemejándose a “copos de nieve”. Además, estas partículas no se mueven con tanta libertad como los cristales de colesterol, permaneciendo más o menos en la misma posición. Aunque se está estudiando la asociación de esta patología con algunas enfermedades sistémicas como la diabetes o la hipertensión, la génesis exacta sigue sin conocerse.

En ambos casos, el tratamiento de elección sería una vitrectomía con el fin de “limpiar” el vítreo de estas sustancias.

Leave a Comment

Name*

Email* (never published)

Website